Se dice que el significado del nombre (originalmente Guaraní) se traduce más o menos a “agua grande”. La foto que aparece en la parte superior de esta página, sin duda da fe de su gran naturaleza.

Se trata de una red de 275 cascadas diferentes que abarcan un área 3 km de ancho (2km de los cuales es el borde superior de la cascada) durante su flujo normal de alrededor de 1.000 metros cúbicos por segundo. Es una maravilla natural que la UNESCO ha designado como Área de Patrimonio de la Humanidad en 1986.

El Río Iguazú es compartido por Argentina y Brasil, el cual los separa. Hay pasarelas construidas a ambos lados que proporcionan vistas más cercanas de la gran cascada (muchas hasta te mojas al acercarte). El río Iguazú se compone de dos partes principales. Estos componentes son la sección de la Garganta del Diablo y lo que la sección Argentina.

Mirando hacia la Garganta del Diablo desde el lado brasileño se ve que la parte de las Cataratas del Iguazú con el mayor volumen de agua es la herradura estrecha de la Garganta del Diablo (La Garganta del Diablo). Esta es la parte donde la caída del agua se divide entre Argentina y Brasil. También es la parte más reconocible y poderosa de esta atracción mundial.

La sección de la Argentina es la parte que contiene numerosas cascadas segmentados como resultado de islas (la más grande de las cuales es la Isla San Martín, o La Isla de San Martín). Y como lo sugiere el nombre todas estas islas están en el lado de Argentina.

La mayoría de estos saltos y cascadas segmentados tienen nombres. Sólo para dar una idea de la cantidad de cascadas nombradas que componen esta sección Argentina, podemos señalar el Salto San Martín, Salto Eva, Adán Salto, Salto Bossetti (muy impresionante), Salto Dos Hermanas, Salto Alvar Núñez, Salto Guardaparque Bernabé Méndez, Salto Mbigua, Salto Chico, Salto Rivadavia, Salto Escondido, y Salto Lanusse, entre otros.

Las pasarelas o puentes construidos nos dan la posibilidad de acercarnos a estas cascadas y de esa forma se siente muy natural, estando tan cercano te involucras con la misma naturaleza que las rodea. Sumando a estas pasarelas los pasesos en lancha nos damos cuenta que es más natural que una de las cascadas rivales como las Cataratas del Niágara. Hay muchas actividades y miradores donde situarse, muchas excursiones posibles y poco tiempo que perder.

Durante tu visita podrás ver también animales salvajes como los coatíes (que parecían haberse acostumbrado a ser alimentados o la excavación para la basura), aves como varias especies de loros, tucanes y mariposas de muchos colores diferentes . Incluso felinos depredadores como el jaguar, el puma y el ocelote, aunque los avistamientos de estos majestuosos señores de la selva es un poco más raro de ver tan cercanos a las cataratas ya que se encuentran selva adentro.