En cuanto al turismo de aventura, Bariloche, cuenta con un amplio repertorio. La geografía del lugar, el clima y los numerosos lagos y ríos la hacen especial para este tipo de turismo. Es así que muchos consideran a Bariloche como la capital del turismo aventura en la Argentina.

El turismo aventura en Bariloche existe para todos los gustos. Podemos nombrar rápidamente el trekking, mountain bike, kayakismo, cabalgatas ascensos a cerros y montañas y por supuesto el esquí y snowboard. Estos últimos son los principales protagonistas cada invierno con la llegada de numerosos turistas, sobre todo de Brasil. Existen en este país vecino una gran cantidad de aficionados a este deporte y encuentran en Bariloche uno de los centros más importantes de Sudamérica.

Debemos también nombrar el rafting, una actividad de turismo aventura muy importante en Bariloche. Se realizan en balsas o comunes que atraviesan los rápidos formados en los ríos de la región. Algunas de estas balsas pueden llevar hasta 10 personas, siempre van guiadas por un experto que hace las veces de guía e instructor. El río Limay es uno de los más elegidos para esta actividad.

Bariloche turismo aventura

A la hora de practicar esquí los lugares más aptos para este deporte son el Cerro Catedral y el Cerro Otto. En estos es posible contratar un pack para ascender a través de teleféricos y aerosillas. Por supuesto, también son aptos para la práctica del snowboard, actividad que se viene instalando desde hace ya varios años.

Para los más pequeños existen instructores que se encargan de guiar en los primeros pasos con el esquí. En algunos de estos lugares se permite iniciar en el esquí a niños de tan sólo tres años.

El buceo forma también parte importante del turismo aventura en Bariloche. Se realiza sobre todo durante los meses de verano en tres lugares predeterminados: la Isla de las Gallinas, en la Isla Victoria y Villa Traful.

Para cada actividad es necesario conocer las temperaturas, tanto para los meses fríos, como para los más cálidos. Hacia diciembre y enero la temperatura promedio es de 20 °C, llegando a máximas de 30 °C. Por el contrario, a fines de junio y durante todo julio encontraremos temperaturas bajas, estas van desde los 10 °C hasta los -10 °C.

Otras actividades que podemos realizar tanto en el Cerro Catedral como en el Cerro Otto es el parapente. Existen en el lugar los instructores capacitados que nos acompañarán en nuestro viaje en caso de no tener experiencia. Muchos turistas se animan a realizar parapente buscando obtener mejores vistas de la ciudad, los bosques, lagos, cerros y montañas.

No podríamos terminar con esta descripción del turismo aventura en Bariloche sin nombrar la escalada en roca. Al existir numerosas formaciones rocosas en la región se vuelven muy útiles para quienes están aprendiendo este deporte. Sin embargo, también es escogido por experimentados ya que existen elevaciones rocosas de diferentes formas y tamaños.

Si bien muchas actividades de turismo aventura en Bariloche pueden ser realizadas de forma individual, muchos turistas escogen contratar el servicio de una empresa local. Esto permite tener la compañía de un guía instruido en el deporte o actividad que sea.

Para todos los casos podemos dirigirnos a un centro de información al turista. El principal de estos centros se encuentra en la misma Secretaría de turismo de San Carlos de Bariloche ubicada en la avenida 12 de Octubre 605, coincidente con el Centro cívico de la ciudad.